El primer Principio de Desarrollo Internacional Basado en la Comunidad


A pedido voy a publicar de nuevo el articulo Staying for Tea (Quedándose para el Té) como una serie de entradas de blog en seis partes. El artículo fue publicado originalmente en una revista llamada The Global Citizen (El Ciudadano Global). Mientras publico cada sección, las siguientes ligas se activarán: [1:Quedarse para el Té] [2:Importa el Proceso] [3:Enfocarse en los Valores] [4:Chequea tu Filtro] [5:Cultiva un Corazón Sirviente] [6:Conclusión] Click here to read in English

Si todavía no has suscrito al blog, por favor haz un clic ahora en el botón “Sign me up!” para recibir los artículos en tu correo electrónico.

Introducción

Cada año cientos de hombres y mujeres jóvenes comienzan a hacer servicio voluntario comunitario. Miles mas han hecho del desarrollo comunitario una carrera profesional. Si tu eres uno de ellos, este articulo es para ti. Muchos de mis amigos han pasado tiempo haciendo servicio voluntario en comunidades que no eran suyas. Hemos comparado nuestras experiencias y algunas gemas de valor reconocibles se han presentado con notable consistencia. Muchos de nosotros hicimos los mismos errores innecesarios y aprendimos las mismas lecciones. He tratado de extraer estas lecciones y hacer un conjunto de principios para compartir contigo y ayudarte a evitar nuestros errores. Muchos de nosotros hemos concluido en que tener un conjunto de principios para guiar el trabajo de desarrollo comunitario es fundamental. Aunque el conjunto ni es de aplicación universal ni completa, si aun no has desarrollado tu propia, que este te sirva como punto de partida.

Principio #1 Quedarse para el Té

Nuestras vecinas y la única tiende de la aldea

En 1998, yo estaba viviendo con mi fallecida esposa en Bañado de la Cruz como voluntario con el Comité Central Menonita (CCM). Nuestra misión en esta aislada aldea de Bolivia era algo que CCM llamaba “acompañamiento”. A pesar de que tenía un sentido intuitivo de lo que esta palabra significaba, yo no estaba muy seguro de como hacerlo, cómo traducir la misión a los elementos de mi lista de que haceres. CCM no nos permitía generar planes o lanzar nuevos proyectos; simplemente esperaba que nosotros acompañáramos a la comunidad en su proceso endógeno de desarrollo. Pero yo había sido invitado por la comunidad a Bañado, por lo que claramente esperaban algo de mi. Yo tenía que saber algo y hacer algo que contribuyera al bienestar de esta comunidad. Sin embargo, muchos días me despertaba sin saber realmente lo que ese algo era.

En esos días, cuando no había una tarea clara para hacer, muchas veces solo salía por la puerta y caminaba por la única polvorienta calle que atravesaba la aldea. Mientras caminaba, iba encontrando a la gente y nos saludábamos mutuamente. Algunos me invitaban a sentarme con ellos por un rato. A menudo compartimos una tasa de té. Algunas veces hablamos sobre uno de los proyectos en que estuvimos trabajando – de apicultura, de las letrinas secas, o de contabilidad de la cooperativa de agricultores – pero normalmente hablábamos sobre la vida, de donde éramos y donde habíamos estado, sobre nuestras familias, y sobre como Krista y yo estuvimos adaptándonos a la vida en Bañado. Yo tenia que confesar que estuvimos luchando; no estábamos acostumbrados a vivir en una casa de una sola habitación hecha de barro y estuco sin electricidad ni agua potable. Todavía no entendía el idioma ni las costumbres muy bien. Seguía enfermándome y sufriendo pequeños accidentes. Yo ni siquiera sabia como regar mi propia parcela experimental de maíz.

Después de un tiempo, me di cuenta de que algo más estaba pasando mientras tomábamos el té. Mi título y posición estaban erosionado; yo estaba convirtiendo en algo real para ellos. Al mismo tiempo, mi estereotipos simplistas de ellos se estaban desmoronando; ellos se estaban convirtiendo en algo real para mi. Dejé de ser un voluntario de desarrollo comunitario; yo era solo un nuevo vecino, un extraño en aguas profundas tratando de encajar y hacer amigos. Fui socialmente torpe y muy a menudo no muy útil. Dejaron de ser los pobres, los desamparados que necesitan asistencia de afuera. En cambio, los vi como gente fuerte y creativa, cuya resistencia en un lugar difícil exigió mi mas profundo respeto. Mis ojos se abrieron a lo mucho que Krista y yo dependíamos de su generosidad y su amistad. Ellos nos dieron comida de sus tierras, nos enseñaron como lavar ropa en el río y como utilizar plantas nativas par curar nuestros cuerpos, nos invitaron a sus hogares y compartieron su sabiduría tanto como sus locuras. Incluso aprendí como regar adecuadamente.

Mientras tomábamos el té, construimos confianza y nos hicimos vulnerables el uno al otro. Lentamente, me dieron acceso a información privilegiada de la comunidad y de las normas sociales complejas y de la historia que las rigen. Por ejemplo, me enteré quien lanzó la piedra que convirtió a mi vecina con 12 hijos en viuda. Me contaron sobre el comportamiento abusivo de otro vecino, cuyo suegro tuvo que mudarse con ellos para proteger a su hija, y como la comunidad esta dividida en dos clanes que se disputan el poder. Comportamiento misterioso empezó a tener sentido, problemas escondidos salieron a la luz, sueños más grandes y miedos más profundos se dieron a conocer. Me mostraron la topografía social que yo necesitaba navegar para ser relevante y útil para la comunidad. Mi trabajo  ganó fuerza y avanzaba de una manera que dio a la comunidad una razón para estar agradecida por mi presencia allí. Quedándonos para el té nos ayudó a llegar a ser mutuamente endeudados. Yo llamo esto ‘operando al nivel del ojo’ con la comunidad, y ha hecho toda la diferencia en la calidad e impacto de nuestro tiempo juntos. 

No es saludable ni productivo dejarse ser percibido falsamente como un héroe, o percibir a sí mismo como tal. En realidad se puede debilitar a los miembros de la comunidad a través de cultivar una imagen de tener todo en orden y tener todas las respuestas. En realidad, es fácil y tentador abusar de la diferencia de poder con el que pudo haber entrado en la comunidad. Las personas con falsas expectativas de quien eres someterán sus propias ideas buenas a las malas tuyas y confiarán en tu debilidad más que en su propia fuerza. Incluso pueden contar tus fracasos como sus propios. Entonces, es fundamental ser honesto sobre tus propias necesidades y vulnerabilidades, generar oportunidades de recibir en los lugares donde sirve, llegar a ser mutuamente endeudado, y desarrollar relaciones reales que te ayudan a operar al nivel del ojo con la comunidad.

About these ads

Tags: , , , , , , , , ,

Categories: Development Principals, En Español, Service Ethics

Subscribe

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 1,653 other followers

%d bloggers like this: